© 2015 by FRPO.

Dubai Pavillon
Dubai (Emirates Árabes Unidos)

Ultraligero

Suspendidos de una estructura extremadamente ligera, nueve inflables flotan sobre el cielo de Dubái y reflejan en su superficie curva lo que sucede bajo ellos. 13.792 m3 de aire encerrados en nueve cilindros de ETFE reciclado, con un peso mínimo: 260 grs/m2, que se soportan por una estructura de acero, estudiada, trabajada y calculada para no sobrepasar los 70 mm de diámetro. Los cilindros inflados, de 730 centímetros de diámetro, tienen un desarrollo de 8.000 m2, y tienen como mayor novedad el estar fabricados en un ETFE reciclado y a su vez reciclable, que no ha sido nunca utilizado hasta ahora en un edificio, para conseguir una densidad total de la nube de 0,15 kg/m3.

Un Pabellón ultraligero… y por tanto ultra-desmontable, ultra-transportable, ultra-efímero y ultra-sostenible. La ligereza como desafío. La ligereza como paradigma del impacto mínimo, del ahorro material y de la eficiencia energética. Energía que va siempre proporcionalmente directa a la masa. Un Pabellón capaz de sorprender, de generar recuerdo y de transmitir su mensaje a través de sus propias condiciones materiales.

Esta ligereza es a su vez la que nos permite ahondar un poco más allá y añadir una segunda capa al aplicarle movimiento, y conseguir que sea realmente un pabellón que respira, pues las dos líneas delanteras de inflables tienen la capacidad de moverse arriba y abajo, abriendo o cerrando el pabellón a la vista, al sol y a la brisa, adaptándose al clima y al tiempo, y mostrándose como un artefacto vivo, creando la impresión de que todo él se mueve, que se configura y adapta de uno u otro modo a las condiciones cambiantes de la Expo: el sol, la luz, las actividades, los visitantes, los horarios...

El Pabellón de España quiere ser un icono que cautive el interés de los visitantes y que imprima una impronta clara y directa en sus retinas, ofreciendo una experiencia inesperada, una imagen sorprendente, un desafío inolvidable. El Pabellón no es un edificio. Es un lugar mágico, un evento fabuloso, una experiencia memorable que refuerza la imagen de España como país innovador y creativo.

 

Abierto

Todo el Pabellón es una Plaza, una Plaza abierta como representante de una idea de España, de una típica Plaza de España, una plaza que solo existe con sus visitantes. Una plaza elevada y cubierta por los nueve inflables memorables. Un espacio único, acogedor, público e integrador. Un lugar donde todo es posible: espectáculos, gastronomía, eventos, arte, fiestas, encuentros, descanso… o nada. Un espacio que puede ser programado y operado de múltiples formas, incorporando zonas de espera, escenarios, zonas de descanso, terrazas, instalaciones artísticas… Un lugar donde pueden convivir diversas actividades simultáneas… o en el que celebrar un macro-evento singular.  Un espacio en el que todo cabe. Una plaza que expresa optimismo, apertura, integración, solidaridad y creatividad. Una plaza como expresión del carácter español.

 

Siempre fresco

Frescor y sombra, parte de nuestra necesidad histórica, quieren convertirse en esta plaza, La Plaza, en un lugar de referencia para toda la Expo. Una plaza sombreada y fresca, que se adapta al clima de Dubái con un acondicionamiento térmico natural. Los inflables se mueven para adaptarse al movimiento diario del sol y protegen la plaza de su radiación durante todo el periodo de duración la Expo. Bajo ellos, una matriz de grandes ventiladores mueve el aire para acompañar la suave brisa generada por convección natural. El suelo de la plaza es refrescante. Piezas cerámicas humectadas por goteo que producen enfriamiento natural por evaporación del agua a través de sus poros: el llamado “efecto botijo”. Las claves del confort son clásicas: sombra, ventilación y micro-evaporación. Además en España, la idea de la plaza va unida clásicamente a la presencia del agua. Agua contenida, conducida y recirculada; nunca desperdiciada. La Plaza está jalonada con tres ámbitos de vegetación autóctona y agua en movimiento que se activan como pequeños oasis. Tres zonas que ayudan a atemperar el calor y son fuente de frescor, sombra y vida. En la zona delantera, abajo, una larga lámina de agua con plantaciones vegetales ordena y refresca el espacio adicional de espera.

 

Algo más que tapas

Sobre la plaza, un pequeño pabellón longitudinal alberga las áreas climatizadas del restaurante y el bar de tapas, unidas por un núcleo de servicios con baños, escaleras, ascensores y offices. La terraza del bar de tapas se funde con la plaza en una relación difusa que permite ampliar y reducir su tamaño según las necesidades del guion. La terraza del restaurante es un espacio delimitado, más recogido, que mira sobre la plaza y sobre la calle pública, abajo. De ese modo, la experiencia gastronómica es también una experiencia espacial y sensorial, como en las plazas de las ciudades de España.

El Chill-out, en la zona más alta. La cubierta del pabellón de restaurantes es accesible a través de una grada y una escalera helicoidal y sobre ella se dispone la zona de relax, con una barra que la sirve y vistas abiertas sobre toda la Plaza del Pabellón. Un lugar para relajarse, observar y descansar… o para todo lo contrario: un concierto de guitarra, una sesión de música electrónica o una arenga.

 

Poco edificio

Bajo la plaza se da espacio a todo el programa expositivo y de servicios requerido en las bases, utilizando la superficie mínima necesaria. Una apuesta por la eficiencia, el control presupuestario y el balance energético nulo. Superficie ajustada, volumen interior estricto, climatización mínima. Todo bajo la plaza.

Una única planta de recorrido expositivo, con circulaciones de público naturales, fáciles y bien ordenadas. Una secuencia clara de espacios flexibles que potencian la experiencia del visitante sin condicionar la solución expositiva. Todos estos espacios se adaptarán a la propuesta de contenidos que se desarrolle más adelante.  La zona de servicios se organiza en una pastilla trasera bien ordenada, con un único núcleo de comunicación vertical que conecta todos los niveles.  Un pequeño sótano de instalaciones y almacenaje completa la necesidad de espacios interiores.

 

Recorrido expositivo

El recorrido de los visitantes comienza con una suave subida a la Plaza que conduce (por la zona de acceso controlado) hacia un patio-jardín que se introduce en el interior del Pabellón. El Pre-Show se desarrolla en la rampa que desciende desde la Plaza alrededor de ese primer jardín y desemboca en un espacio de sombra para acomodar la vista del visitante. El Show es un ámbito oscuro de disposición central con una leve depresión del suelo. Así, la proyección audiovisual puede ser perimetral o en forma de bóveda. Al término del Show, el visitante pasa a la Galería Expositiva, que recupera suavemente la luz natural con un segundo patio ajardinado y con agua, que puede cerrarse o abrirse según las necesidades del espacio expositivo. Desde el patio se contemplan los grandes inflables desde abajo. La salida de la Galería desemboca en la Tienda, ubicada en la esquina del Pabellón más expuesta al espacio público y con acceso independiente desde el exterior. Al salir de la Tienda el recorrido culmina en el tercer jardín, con el Área Multiusos asociada a él y con una gran escalera helicoidal que conduce de nuevo a la Plaza. Todo el programa expositivo resuelto en un único nivel. Sencillo, fácil de operar, amable al tránsito, flexible y ordenado.

 

Operación y accesos

El Pabellón está concebido para que su operación sea eficaz, primando la naturalidad en los recorridos y la comodidad en el uso de todos los espacios. Una suave rampa de acceso discurre bajo el inflable de la fachada principal y da acceso a la Plaza y al recorrido expositivo. Todos los visitantes acceden por ella. La plaza tiene un acceso adicional vinculado a la salida del recorrido expositivo. El resto de los accesos (rápido, VIP, personal, carga y descarga) se producen en planta baja por el perímetro del Pabellón, atendiendo a sus condiciones particulares y regulados según sus flujos y sus horarios, vinculados tanto al paseo principal como a la zona destinada al tráfico rodado posterior. El acceso rápido se sitúa en conexión directa con el jardín Pre-Show, alejado de la zona de colas.

 

Estructura

El sistema estructural del edificio se divide en 2 subsistemas a la altura de la plaza principal: El subsistema de cubierta (por encima) y el subsistema de forjados (por debajo, incluida la propia plaza).

Para el subsistema de forjados, se ha desarrollado un sistema mixto mediante pilares cilíndricos de acero, vigas curvas de acero y correas curvas de madera. En este sistema destacan 4 características principales: Facilidad de montaje y desmontaje, flexibilidad de formas, capacidad portante y ligereza. Las vigas principales se han diseñado en acero, por un lado, para reducir el canto estructural y por otro, para facilitar el empotramiento de los pilares del subsistema de cubierta, tanto a nivel de detalle como a nivel de rigidez.

El subsistema estructural de cubierta queda directamente vinculado a la tipología de cubierta inflable diseñada en el proyecto. Se busca el contraste entre el gran volumen de estos elementos inflados y la ligereza de los elementos que los sostienen. Esta flotabilidad se consigue mediante perfiles de sección muy reducida. Para garantizar la estabilidad de estos pilares, sin la necesidad de incrementar sus dimensiones, se ha reducido su longitud de pandeo mediante 2 sistemas de arriostramiento de extrema ligereza.

En primer lugar, se ha creado una red de cables a diferentes alturas que quedan anclados a lo largo del perímetro del edificio. La rigidez de este sistema resulta de vital importancia de cara a modificar los modos de pandeo, incrementando la capacidad del pilar. Para la adecuación de la rigidez del sistema de arriostramiento, se ha desarrollado, tanto un estudio analítico mediante imperfecciones iniciales, como modelos matriciales en programas de elementos finitos, en los que se han verificado los resultados, obteniendo los modos de pandeo bajo las diferentes hipótesis de carga.

En segundo lugar, para aquellos pilares en los que no es posible conectar con las redes, se ha creado un sistema de arriostramiento individual atirantado, similar a un recubrimiento tesado.

 

Energía y comportamiento bioclimático

El Pabellón se ha proyectado como Edificio de Consumo Energético Nulo y Cero Emisiones (ZEB). Para ello, se ha reducido la demanda al máximo, minimizando la superficie y el volumen de los espacios climatizados y utilizando equipamientos de bajo consumo, y se ha maximizado la superficie disponible para autogeneración de energía eléctrica a través de paneles fotovoltaicos en cubierta.

Toda la energía eléctrica del sistema de climatización será producida por los paneles fotovoltaicos flexibles colocados en la cubierta. Se instalarán 1000 m2 de paneles, que durante la temporada de la Expo producirán 102 MWhe. Así existirá excedente de energía eléctrica producida, 26 MWhe, que se utilizará para otras fuentes consumidoras de electricidad como la iluminación LED (con un consumo inferior a 6 W/m2) y otros equipos del edificio: electrónica, audiovisuales, ascensores, etc...

 

Segunda vida

La segunda vida del Pabellón tiene dos vías posibles: el montaje en una segunda localización o la reutilización en el mercado de los elementos que lo componen a través de las redes existentes. Nuestra impresión es que la solución más razonable está en una combinación de ambos mundos.

Por un lado, es muy posible pensar en la cubierta de inflables instalada completa o por partes como umbráculo de un espacio público o cubierta de un recinto ferial en cualquier ciudad de España. Su configuración a partir de diferentes elementos permite múltiples configuraciones en su reutilización.

Por otro lado, todo el resto de los elementos y equipamientos del edificio pueden ser reciclados o reutilizados de forma independiente. Más del 80% del material empleado será material reciclado certificado.